Los Verdaderos Beneficios Para la Salud Del Aceite de CBD: la Explicación

El uso y la popularidad del cannabidiol (CBD) en el mercado de los Estados Unidos (EUA) está en aumento. Los expertos de la industria proyectan que, para el 2025, la cuota de ingresos del CBD alcanzará los 16,000 millones de dólares en EUA. El CBD es el segundo ingrediente activo más común en las plantas de cannabis (marihuana).
Diana Rangaves
Escrito por Diana Rangaves, PharmD, Clinical Consultant, Google Scholar
Ultima actualización

Durante muchos años, el CBD ha sido una parte importante de la marihuana medicinal. Se extrae directamente de la planta de cáñamo, una prima de la planta de cannabis. Se utiliza en productos como comestibles, gominolas y aceites. Pero, ¿cuáles son los verdaderos beneficios para la salud del CBD?

El cannabidiol, o CBD, ya es una industria de mil millones de dólares, y las investigaciones indican que podría alcanzar hasta 20 mil millones de dólares a mediados de la próxima década. Aproximadamente, un cuarto de los estadounidenses han probado el CBD. Uno de cada siete usa CBD diariamente y estos números van en aumento. En el 2018, Estados Unidos aprobó la Ley Agrícola, haciendo legal el cultivo de cáñamo industrial, una fuente primaria de CBD. La otra fuente es la cannabis, que también es legal, hasta cierto punto, en 33 estados. En Estados Unidos, los resultados de las elecciones del 2020 probablemente resultarán en un número aún mayor de estados que legalizarán la planta de cannabis.

El CBD se ha vuelto popular debido a su recién descubierta legalidad y por las afirmaciones que citan sus potenciales beneficios para la salud. La gente toma CBD para tratar la epilepsia y las convulsiones, la ansiedad, la depresión, los trastornos del sueño, el dolor crónico, la artritis, la inflamación, las enfermedades de la piel, la abstinencia a los opiáceos y la lista de usos continúa. Se necesita investigación clínica adicional para proporcionar evidencia concluyente de los beneficios del CBD para la salud. Sin embargo, lo que se ha investigado hasta ahora parece prometedor. De hecho, la FDA ha aprobado un medicamento basado en CBD para el tratamiento de tipos severos de epilepsia después de realizar cuidadosos estudios científicos.

¿Qué es el CBD?

El CBD es una de las moléculas activas (llamadas cannabinoides) que se encuentran en la marihuana. El cannabinoide más conocido es el THC; sin embargo, a diferencia del THC, el CBD no es psicoactivo y no es tóxico, lo que significa que no te “droga”. El CBD también es un cannabinoide activo que está presente en el cáñamo. Tanto la marihuana como el cáñamo son plantas de cannabis, pero la marihuana comúnmente tiene entre 5% y 20% de THC, mientras que el cáñamo contiene 0.3% (o menos) de THC. El CBD se extrae de la marihuana o del cáñamo. Cuando se extrae de la marihuana, el CBD puede contener algo de THC, pero no lo suficiente como para intoxicarte.

Cómo funciona el CBD

Cuando diferentes sustancias entran en el organismo, interactúan con los receptores del cuerpo y crean respuestas fisiológicas. El cuerpo humano posee receptores cannabinoides, que forman parte de nuestro sistema endocannabinoide. Nuestro sistema nervioso incluye los receptores cannabinoides CB1 y CB2. El THC se une a estos receptores para alterar nuestra memoria, concentración y percepciones, haciéndonos sentir intoxicados. A diferencia del THC, el CBD no se une al receptor CB1, sino que se une débilmente al CB2 e interactúa con muchos otros sitios receptores.

Por ejemplo, el CBD se une a nuestros receptores de serotonina. La serotonina controla nuestro estado de ánimo, el sueño y la experiencia del dolor. También se une a nuestros receptores vanilloides, que tienen un impacto en la percepción del dolor y la inflamación. Nuestros receptores huérfanos están involucrados en la reabsorción y densidad ósea, la regulación de la presión arterial y la migración de las células cancerosas, y pueden verse afectados por el CBD.

El impacto del CBD en el cuerpo es mucho más complejo y extenso que estas funciones por sí solas, por lo que el CBD puede ser capaz de ayudar con el tratamiento de tantas condiciones. Hasta ahora, las investigaciones han demostrado que el CBD se dirige a más de 65 áreas del cuerpo. Debido a que los mecanismos del cuerpo a menudo se superponen, esto aumenta los beneficios potenciales para la salud del CBD.

Los beneficios para la salud de tomar CBD

El CBD ha sido utilizado por sus beneficios medicinales durante miles de años, mucho antes de que se encontrara en nuestro radar contemporáneo. Puede afectar a un montón de receptores y sistemas de nuestro cuerpo, haciendo que la lista de usos terapéuticos potenciales del CBD sea muy larga. Sin embargo, debemos de tomar en serio la palabra “potencial”, ya que se necesita hacer más investigación antes de que se pueda confirmar cualquiera de los beneficios para la salud del CBD. Gran parte de esa investigación está en marcha, así que quizás no pase mucho tiempo antes de que obtengamos una confirmación que muestre las capacidades del CBD para afectar nuestra salud de manera positiva. La información a continuación nunca debe reemplazar la orden de un médico. Los usuarios de CBD deben consultar a su médico antes de tomarlo.

Ansiedad

El CBD se promociona y se utiliza para tratar la ansiedad porque se une a los receptores de serotonina del cerebro, que ayudan a regular el estado de ánimo. Los bajos niveles de serotonina están relacionados con la ansiedad. Un pequeño estudio del NCBI concluyó que el uso de CBD disminuyó la ansiedad en la gran mayoría de los pacientes de la muestra, 57 de un total de 72 pacientes, o sea el 79%. El Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA) encontró que el CBD es un tratamiento efectivo para la ansiedad generalizada en ratas. Un estudio publicado en el Journal of Psychopharmacology descubrió que el CBD redujo los niveles de ansiedad en aquellos que padecen trastorno de ansiedad social. Varios estudios también han informado positivamente sobre la capacidad del CBD para tratar los síntomas del trastorno de estrés postraumático. Además, la evidencia anecdótica en general sugiere que el CBD es altamente efectivo en la reducción de la ansiedad.

Depresión

El impacto del CBD en los receptores de serotonina del cuerpo indicaría que el CBD tiene un alto potencial para tratar la depresión. Sin embargo, no se han hecho muchas investigaciones sobre el CBD como posible tratamiento de la depresión. Un estudio del NCBI hecho en ratones mostró que el CBD puede inducir efectos antidepresivos debido a la forma en que actúa sobre el receptor de serotonina 5-HT (2A). Otro estudio del NCBI con roedores encontró que el CBD sólo es efectivo en el tratamiento de la depresión dependiendo de los niveles de serotonina existentes en el cerebro. Esto se suma a muchos informes anecdóticos sobre el uso del CBD para tratar la depresión de manera efectiva.

Dolor

La investigación demuestra que el uso más común del CBD por razones terapéuticas es para tratar el dolor. Algunos estudios en animales han demostrado que el CBD es efectivo como analgésico y antiinflamatorio, pero no se ha estudiado mucho en humanos. Se cree que las propiedades analgésicas del CBD están relacionadas con la forma en que el CBD se une a los receptores endocannabinoides. Hasta este momento, la mayoría de los informes sobre la efectividad del CBD en el tratamiento del dolor agudo y crónico son anecdóticos.

Sueño

Cada vez más investigaciones indican que el CBD puede ayudar a tratar los trastornos de sueño, como el insomnio y los problemas para dormir. Su interacción con los receptores de serotonina y GABA parece ser un factor contribuyente. La serotonina regula el sueño directamente y los receptores GABA reducen la actividad cerebral, lo que puede ayudar a la relajación. La ansiedad puede desempeñar un papel importante en la incapacidad de una persona para dormir, por lo que, indirectamente, cualquier ayuda que el CBD proporcione para aliviar la ansiedad también puede tener una influencia positiva en los trastornos del sueño.

Epilepsia

Las investigaciones concluyentes muestran que el CBD reduce las convulsiones epilépticas en gran medida, tanto en cantidad como en intensidad. Las personas que tienen epilepsia muestran un movimiento anormal en sus canales de sodio, lo que hace que sus células cerebrales se estimulen de forma errática, lo que puede provocar convulsiones. El CBD previene esta estimulación errática, haciéndolo efectivo en el tratamiento de la epilepsia. El medicamento basado en CBD, llamado Epidiolex, ha sido aprobado por la FDA para tratar formas severas de epilepsia. Se están llevando a cabo más investigaciones que tienen el potencial de expandir la forma en la que el CBD se usa para tratar otros tipos de epilepsia también.

Enfermedades neurodegenerativas

Las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, el Parkinson y la enfermedad de Huntington podrían prevenirse con el CBD, en gran parte, gracias a sus funciones antiinflamatorias. El CBD tiene propiedades antioxidantes y neuroprotectoras que también pueden ayudar en la prevención de estas enfermedades. A medida que se concluyen más investigaciones, el CBD se muestra más prometedor y parece ser una manera confiable de prevenir las enfermedades neurodegenerativas.

Artritis

La prometedora capacidad del CBD para tratar el dolor y la inflamación está vinculada a su potencial como tratamiento efectivo para la artritis. Un estudio encontró que el CBD aplicado tópicamente redujo la instancia e intensidad del dolor de la artritis en ratas. Otro estudio hecho en animales encontró que el CBD tópico puede bloquear la inflamación temprana que lleva al desarrollo de la osteoartritis. Todavía se necesitan estudios clínicos en humanos para confirmar cómo el CBD puede ayudar a los que sufren de artritis.

Diabetes

Según el Consejo de la Diabetes, las investigaciones indican que las propiedades anti-autoinmunes del CBD pueden ayudar a disminuir y retrasar la aparición de la diabetes tipo I. El CBD puede prevenir el daño a las células formadoras de insulina para permitir un metabolismo normal de la glucosa, según muestran los estudios clínicos. Además, algunos estudios en ratones han demostrado que el CBD ha sido capaz de revertir la diabetes tipo I en su etapa inicial. En cuanto a la diabetes tipo II, los efectos antiinflamatorios del CBD podrían ayudar a disminuir la resistencia a la insulina, ya que esta se produce debido a la inflamación crónica y hace que la enfermedad avance. Además, el CBD podría ser capaz de corregir un desequilibrio endocannabinoide que dificulta la pérdida de peso y la pérdida de peso es imperativa para el tratamiento de la diabetes tipo II. Se necesitan más estudios clínicos para comprender y utilizar plenamente el CBD en el tratamiento de la diabetes.

Piel

La inflamación es la raíz de muchos problemas y trastornos de la piel. Las potenciales propiedades antiinflamatorias del CBD pueden ser usadas como tratamiento tópico para las enfermedades inflamatorias de la piel como la psoriasis, el eccema y el acné. Algunos informes anecdóticos apoyan estas afirmaciones pero, una vez más, es crucial la necesidad de obtener más investigación para confirmar cómo el CBD podría proporcionar alivio a aquellos que sufren de trastornos de la piel.

Huesos

Un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Tel Aviv y la Universidad Hebrea muestran que el CBD ayuda a curar fracturas de huesos de manera significativa. Aunque el estudio se realizó en ratas, el proceso de curación mejoró después de sólo ocho semanas. Otra investigación del mismo equipo encontró que el CBD podría promover la formación de hueso y reducir la pérdida de hueso, procesos que ayudarían a combatir la osteoporosis y las enfermedades relacionadas con los huesos en general. Esto está relacionado en gran medida con las propiedades antiinflamatorias del CBD y el hecho de que el esqueleto está regulado por los cannabinoides. La investigación clínica en humanos todavía es necesaria para verificar estos estudios preliminares.

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad del sistema nervioso central que se manifiesta con espasticidad muscular, inflamación, dolor, fatiga, depresión y a menudo conduce a una disminución significativa de la movilidad. La falta de opciones de tratamiento efectivas ha llevado al uso del cannabis como una medicina alternativa para manejar los síntomas de la EM. Sin embargo, un estudio reciente descubrió que el CBD por sí solo tiene el potencial de reducir muchos de los síntomas de la EM, incluyendo el dolor, la espasticidad y la fatiga, lo que conduce a una mejora de la movilidad. También existen pruebas anecdóticas sustanciales que apuntan al CBD como un tratamiento eficaz para la EM.

Otras aplicaciones preventivas del CBD

Los estudios preclínicos muestran que el CBD puede contener propiedades anti cancerígenas que pueden prevenir el cáncer debido a la migración de células inmunes antioxidantes, antiinflamatorias y de inhibición.

La obesidad hace que el receptor cannabinoide CB1 se extienda por todo el cuerpo, particularmente en los tejidos grasos. El CBD no interactúa directamente con los receptores CB1, pero juega un papel tanto en el bloqueo como en la activación de estos receptores. Como resultado, el CBD puede ayudar con las funciones metabólicas, reduciendo el apetito y la pérdida de peso para prevenir la obesidad en primer lugar al desactivar el receptor CB1.

El CBD tiene un efecto antioxidante y antiinflamatorio que podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y afecciones relacionadas. Un estudio del 2009 realizado en ratas descubrió que el CBD puede reducir la presión arterial alta y también otro estudio realizado en el 2017 en seres humanos sanos mostró que el CBD reduce la presión arterial. Ambos estudios se realizaron bajo condiciones altamente estresantes. Sin embargo, una revisión del 2017 mostró que el CBD no era efectivo para reducir la presión arterial en condiciones normales.

El CBD como alternativa a los medicamentos actuales

Muchas personas consideran que el CBD es una alternativa prometedora a los actuales medicamentos de venta con receta que han demostrado ser peligrosos, adictivos o que contienen otros efectos secundarios graves y no deseados. Por ejemplo, la crisis mundial de los opiáceos afecta negativamente a millones de personas al año, muchas de las cuales mueren. Esto se debe, en gran parte, al uso de opiáceos adictivos como analgésicos. A las personas que padecen trastornos del sueño y de ansiedad también se les prescriben medicamentos que, lamentablemente, tienden a venir con su propio paquete de efectos secundarios potencialmente peligrosos. Con estudios adicionales, el CBD tiene el potencial de ser una alternativa segura y efectiva a estas drogas que están actualmente en el mercado.

Riesgos y efectos adversos

El uso de CBD no está exento de algunos riesgos, aunque son relativamente menores. Esto es especialmente cierto si se tiene en cuenta el hecho de que muchos de los medicamentos actuales de venta con receta tienen efectos mucho más graves. El CBD puede causar efectos secundarios como somnolencia, fatiga, sequedad de boca, diarrea, irritabilidad y disminución del apetito. También puede interactuar potencialmente con otros medicamentos como los anticoagulantes.

El tema más problemático de la corriente del CBD es que sigue sin estar regulado por la FDA. Esto pone en peligro la seguridad y la pureza del CBD, ya que los fabricantes de CBD pueden introducir elementos y contaminantes desconocidos y posiblemente peligrosos en el producto. En el 2017, en Salt Lake City, varias personas entraron en una sala de emergencia inconscientes, algunas convulsionando y otras agitadas o confundidas después de consumir Yolo CBD. Una prueba reveló que el producto no contenía CBD realmente, sólo un cannabinoide sintético llamado 4-CCB. Otras pruebas realizadas en productos de CBD revelaron distintos cannabinoides sintéticos peligrosos que causaban paranoia y ataques de pánico. Esos ejemplos son casos extremos, pero no son el final de la historia.

Las pruebas de los productos de CBD en los Estados Unidos revelaron otras cuestiones, siendo la principal de ellas que la etiqueta de los productos de CBD no indicaba el contenido de CBD que realmente había. Otro riesgo importante es que el CBD contenga contaminantes químicos como metales pesados y pesticidas, según las pruebas de la FDA.

Otro riesgo potencial a tener en cuenta es el hecho de que, hasta este momento, no se conocen las dosis terapéuticas efectivas para el CBD para uso médico.

Cómo escoger un producto de CBD

Teniendo en cuenta la falta de regulación de los productos de CBD, es de suma importancia encontrar una marca fidedigna y segura para usar. Hay marcas confiables, pero es necesario investigar un poco para determinar si la fuente es de calidad o no. Consulta esta lista de parámetros principales que debe buscar antes de comprar CBD.

¿El CBD es puro?

Solo las pruebas de laboratorio pueden indicar si tu CBD es puro. “Puro” significa que está libre de pesticidas, herbicidas, solventes y cualquier otra cosa que no esté en la etiqueta, como cannabinoides sintéticos u otras drogas.

¿Qué tan fuerte es?

La etiqueta debe indicar la fuerza del CBD sin importar si lo compras como aceite, comestible, píldora u otra presentación. Por ejemplo, si estás comprando gominolas de CBD, la etiqueta debe indicar cuántos miligramos de CBD hay en cada gominolas. Si estás comprando aceite de CBD, la etiqueta debe indicar la concentración para que sepas cuántos miligramos de CBD contiene cada gota.

¿Cuál es la fuente?

Algunos productos de CBD se derivan de la marihuana en lugar del cáñamo y, en ese caso, puede haber THC en tu producto. La fuente del CBD, cáñamo o marihuana, debe indicarse en la etiqueta.

¿Está probado por un tercero?

Algunas empresas tienen laboratorios internos para probar sus productos. Sin embargo, las pruebas de terceros proporcionan la mayor transparencia. Si un producto de CBD viene con una etiqueta que dice “probado por terceros”, significa que un laboratorio externo analizó sus productos para determinar su limpieza. Estas son las marcas de CBD más confiables.

¿La compañía tiene buena reputación?

Cuanto más información se mencione sobre un producto de CBD en el sitio web de una empresa y en la etiqueta, mejor. Además de la etiqueta de “probado por terceros”, las empresas de renombre mencionarán los ingredientes, proporcionarán información sobre la fuente (p. ej. de qué país proviene, incluso hasta la granja específica, si es orgánica, etc.) y también dirán cómo se hace el producto. En términos generales, si la etiqueta no dice orgánico, probablemente sea mejor encontrar un producto que lo sea.

¿Cómo es extraído el CBD?

El método de producción de tu producto de CBD también es importante. Existen varios métodos de extracción. El extracto de planta entera, también conocido como extracto de “espectro completo” significa que estás comprando CBD de una planta de marihuana que tiene cierta cantidad de THC; también contiene otros cannabinoides y terpenos de la planta. Algunas investigaciones indican que el CBD de espectro completo es más eficaz debido a la forma en que las diferentes partes de la planta trabajan juntas en tu cuerpo.

El método de extracción por aislamiento significa que el CBD está aislado, por lo que no hay nada más que CBD en tu producto. No hay THC en los productos de CBD que hayan sido extraídos usando el método de aislamiento.

La extracción de CO2 es la forma más pura de extraer el CBD, pero también es la más cara. En lugar de usar productos químicos, el proceso utiliza CO2 como solvente.

El método más común para extraer el CBD es la extracción de etanol. El etanol es el disolvente utilizado para sacar el CBD de la planta de cannabis. Es un método rápido y menos costoso, pero podrían quedar rastros de etanol en tu producto.

En conclusión

El Internet y las compañías de CBD buscan atraerte con promesas sobre los beneficios de salud del CBD, sin embargo, el único producto certificado hasta ahora es para el tratamiento de ciertos tipos de epilepsia. Dicho esto, la cantidad de estudios preliminares y evidencia anecdótica que existe sobre los numerosos beneficios para la salud del CBD es extensa y prometedora. Lo mejor que se puede hacer si se quiere usar el CBD es estar informado. Debes saber por qué quieres usarlo, investiga las pautas de dosificación y las marcas, sé consciente de los riesgos involucrados y consulta a tu médico antes de usarlo.

Referencias

U.S. CBD Market Anticipated to Reach $20 Billion in Sales by 2024. (2019). BDS Analytics. Retrieved from:

https://bdsanalytics.com/u-s-cbd-market-anticipated-to-reach-20-billion-in-sales-by-2024/

USDA. (2018). 2018 Farm Bill. Retrieved from: https://www.farmers.gov/farmbill

Shipman, Matt. (2019). Is Hemp The Same Things As Marijuana. NC State University. Retrieved from: https://news.ncsu.edu/2019/02/is-hemp-the-same-thing-as-marijuana/

Maroon, J. and Bost, J. (2018). Review of the neurological benefits of phytocannabinoids. Surgical Neurology International. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5938896/

De Gregorio, D. et al. (2018). Cannabidiol modulates serotonergic transmission and reverses both allodynia and anxiety-like behavior in a model of neuropathic pain. Pain. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6319597/

Ibead Bih, C. et al. (2015). Molecular Targets of Cannabidiol in Neurological Disorders.Neurotherapeutics. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26264914

Shannon, S. et al. (2019).Cannabidiol in Anxiety and Sleep: A Large Case Series. Perm J. Retrieved from:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30624194

Volkow, N. (2015). The Biology and Potential Therapeutic Effects of Cannabidiol. NIDA Retrieved from:

https://www.drugabuse.gov/about-nida/legislative-activities/testimony-to-congress/2015/biology-potential-therapeutic-effects-cannabidiol

Crippa, J. et al. (2010) Neural basis of anxiolytic effects of cannabidiol (CBD) in generalized social anxiety disorder: a preliminary report. Journal of Psychopharmacology. Retrieved from: https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0269881110379283

Bitencourt, R. and Takahashi, R. (2018) Cannabidiol as a Therapeutic Alternative for Post-traumatic Stress Disorder: From Bench Research to Confirmation in Human Trials. Frontiers in Pharmacology. Retrieved from:

https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnins.2018.00502/full

Zanelati, T.V. et al. (2009). Antidepressant-like effects of cannabidiol in mice: possible involvement of 5-HT1A receptors. British Journal of Pharmacology. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2823358/

Sales, A.J. et al. (2018). Antidepressant-like effect induced by Cannabidiol is dependent on brain serotonin levels.Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29885468

Corroon, J. and Phillips, J. (2018). A Cross-Sectional Study of Cannabidiol Users. Cannabis Cannabinoid Res. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6043845/

Hammell, D.C. et al. (2016). Transdermal cannabidiol reduces inflammation and pain-related behaviours in a rat model of arthritis. HHS Public Access. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4851925/

Burstein, S. (2015). Cannabidiol (CBD) and its analogs: A Review of their effects on inflammation. ResearchGate. Retrieved from:

http://labequipcorp.com/wp-content/uploads/2019/05/CBD_Review_Inflamation_2015.pdf

Lidicker, G. (2018). CBD Oil: Everyday Secrets: A Lifestyle Guide To Hemp-Derived Health and Wellness. Retrieved from: https://www.huffpost.com/entry/cbd-sleep-insomnia_n_5b980bd7e4b0511db3e6c4f4

Gaston, T.E. and Szaflarski, J.P. (2018). Cannabis for the Treatment of Epilepsy: an Update. Curr Neurol Neurosci Rep. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30194563

Iuonve, T. et al. (2009). Cannabidiol: a promising drug for neurodegenerative disorders? CNS Neurosci Ther. Retrieved from:https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19228180

Cheng, D. et al. (2014). Long-term cannabidiol treatment prevents the development of social recognition memory deficits in Alzheimer’s disease transgenic mice. J Alzheimers Dis. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25024347

Iuvone, T. et al. (2009). Cannabidiol: A Promising Drug for Neurodegenerative Disorders? ResearchGate. Retrieved from:

https://www.researchgate.net/publication/24026087_Cannabidiol_A_Promising_Drug_for_Neurodegenerative_Disorders

Philpott, H. et al. (2017). Attenuation of early phase inflammation by cannabidiol prevents pain and nerve damage in rat osteoarthritis. Pain. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5690292/

Fachetti, L. (2018). Diabetes and Marijuana: A Possible Treatment? The Diabetes Council. Retrieved from: https://www.thediabetescouncil.com/diabetes-and-marijuana-a-possible-treatment/

Palmieri, B. et al. (2019). A therapeutic effect of cbd-enriched ointment in inflammatory skin diseases and cutaneous scars. Clin Ter. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30993303

American Friends of Tel Aviv University. (2015). No bones about it: Cannabis may be used to treat fractures. ScienceDaily. Retrieved from: https://www.sciencedaily.com/releases/2015/07/150716124359.htm

Rudroff, T. and Sosnoff, J. (2018). Cannabidiol to Improve Mobility in People with Multiple Sclerosis. Frontiers in Neurology. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5874292/

Sledzinski, P. et al. (2018). The current state and future perspectives of cannabinoids in cancer biology. Cancer Medicine. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5852356/

Rossi, F. et al. (2018). Role of Cannabinoids in Obesity. International Journal of Molecular Sciences. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6163475/

Resstel, L.B.M. et al. (2008). Res5HT1A receptors are involved in the cannabidiolinduced attenuation of behavioural and cardiovascular responses to acute restraint stress in rats. British Journal of Pharmacology. Retrieved from: https://bpspubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/j.1476-5381.2008.00046.x

Jadoon, K.A. et al. (2017). A single dose of cannabidiol reduces blood pressure in healthy volunteers in a randomized crossover study. JCI Insight. Retrieved from: https://doi.org/10.1172/jci.insight.93760

Sultan, S.R. et al. (2017). A Systematic Review and Meta-Analysis of the Haemodynamic Effects of Cannabidiol. Frontiers in Pharmacology. Retrieved from: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fphar.2017.00081/full

Information sheet on opioid overdose. (2018). World Health Organization. Retrieved from:

https://www.who.int/substance_abuse/information-sheet/en/

Gill, L.L. (2019). CBD May Be Legal, But Is It Safe? Consumer Reports. Retrieved from: https://www.consumerreports.org/cbd/cbd-may-be-legal-but-is-it-safe/

FDA. (2019). What You Need to Know (And What We’re Working to Find Out) About Products Containing Cannabis or Cannabis-derived Compounds, Including CBD. Retrieved from: https://www.fda.gov/consumers/consumer-updates/what-you-need-know-and-what-were-working-find-out-about-products-containing-cannabis-or-cannabis

¿DISFRUTAS LA LECTURA? COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Diana Rangaves
Diana Rangaves
PharmD, Clinical Consultant, Google Scholar
Dr. Diana Rangaves is Doctor of Pharmacy (Pharm D). She graduated from the University of California, San Francisco and specializes in pharmacotherapy management. Diana has a broad range of acute clinical background and ambulatory care. She was an academic college professor; teaching critical thinking, ethics, pharmacology, addiction, behavior patterns, pharmacy, and nursing. As a Clinical Pharmacist, she is focused on chronic or disease state management.

Leer más

La selección de Leafreport para los mejores aceites de CBD
SÍGUENOS
Descargo de responsabilidad importante 
Todos los contenidos del sitio LeafReport, como texto, gráficos, imágenes y otro material dentro del sitio LeafReport son sólo para fines informativos. El contenido no pretende ser un sustituto del consejo médico profesional, su diagnóstico o tratamiento. Siempre busca el consejo de tu médico u otro proveedor de salud calificado para consultar cualquier pregunta que puedas tener con respecto a una condición médica. ¡Nunca ignores el consejo de un médico profesional ni te demores en buscarlo por algo que hayas leído en el sitio LeafReport!