El mejor aceite de CBD que comprar en el 2020: reseñas de las mejores marcas y productos

Escrito por Zora Degrandpre, MS, ND & Gleb Oleinik, CBD Journalist
Ultima actualización
* En Leafreport, nos apegamos a los estándares estrictos de un proceso de revisión. Aprende sobre nuestro proceso de revisión.
* Leafreport puede recibir compensación. Así es como ganamos dinero.
* Nuestra reseña se enfoca sólamente en el consumidor y no revisamos ni adoptamos ninguna postura con respecto a los efectos médicos.
* Las declaraciones sobre los productos de CBD no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos.
* Por favor, informa a tu médico antes de cada uso de CBD.
EN
Algunos enlaces en esta página pueden llevar a un sitio en inglés, pero hacen envíos a tu país

Tabla de contenido

¿Qué es el CBD?

CBD es la abreviatura de cannabidiol, una de las más de cien sustancias (llamadas cannabinoides) que se encuentran en las plantas de la especie Cannabis. Se cree que los cannabinoides realizan varias funciones en la planta, incluyendo la protección de la misma de la radiación UV.

Hay algunas cosas importantes que señalar sobre el CBD; se deriva de la subespecie de cannabis conocida como cáñamo industrial, NO se deriva de la planta común de marihuana. El cáñamo industrial fue desarrollado específicamente para fabricar una mejor fibra de cáñamo; no sabemos por qué contiene niveles tan altos de CBD en comparación con los niveles de THC, pero sabemos que contiene muy poco THC.

Lee más sobre las diferencias entre el cáñamo y la marihuana.

El CBD no tiene propiedades psicoactivas. En términos simples, el CBD de ninguna manera te droga ni produce sensaciones de euforia. Se puede utilizar para aliviar la ansiedad o la depresión, pero esos atributos no deben confundirse con las propiedades psicoactivas del THC. El CBD no parece actuar directamente sobre el cerebro.

Piénsalo de esta manera: las margaritas, los girasoles y los crisantemos son miembros de una misma familia, sin embargo, son plantas muy diferentes con flores muy distintas. El cáñamo industrial es una variedad de cannabis que fue creada específicamente para fabricar productos industriales, principalmente fibra de cáñamo. Durante este proceso, la planta modificada perdió la capacidad de producir THC (tetrahidrocannabinol), y por lo tanto, su capacidad de producir cualquier tipo de alteraciones psicoactivas.

Por ley, en Estados Unidos, los productos de cáñamo no pueden contener más de 0.3% de THC.

Tras la aprobación de la Ley Agrícola del 2018 en Estados Unidos, el cáñamo industrial fue eliminado de la lista de sustancias controladas de la DEA, volviendo al cáñamo industrial y sus productos derivados, como el CBD, legales en los 50 estados. La lista de países donde el CBD derivado del cáñamo es legal está siempre cambiando, pero actualmente incluye la mayor parte de Europa, Canadá, Argentina, Perú, Sudáfrica y Turquía. Debes revisar el estatus legal del CBD para cada país.

Aunque el CBD derivado del cáñamo fue eliminado de la lista de sustancias controladas de la DEA, en algunas jurisdicciones la ley es más conservadora y puede decidir que la compra, venta o posesión de CBD constituya una violación de la ley local.

¿Para qué se usa el CBD?

La investigación sobre los posibles usos del CBD se encuentra en sus primeras etapas, pero se ha demostrado que el CBD es útil para:

Insomnio

Dolor debido a la inflamación, espasmos musculares, artritis

Ansiedad y depresión

Náuseas y vómitos debido a la quimioterapia y náuseas post-quirúrgicas.

Algunos trastornos convulsivos como la epilepsia

Se están llevando a cabo investigaciones sobre otras aplicaciones, incluyendo el tratamiento de las enfermedades cardíacas, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, la diabetes, los trastornos psicóticos, los trastornos de la adicción y el cáncer. En este momento es demasiado pronto para hacer afirmaciones definitivas sobre el valor del CBD en el tratamiento de tales condiciones.

Se debe tener en cuenta que no es una buena idea automedicarse sin la opinión objetiva de un profesional de la salud. Además, algunas personas piensan que si algo es natural, no puede perjudicar a nadie. Sin embargo, el cianuro es un producto natural que se encuentra, por ejemplo, en las bayas de saúco no muy maduras (y todos sabemos que el cianuro es un veneno). Entonces, lo mejor es trabajar con un profesional de la salud bien informado que pueda determinar objetivamente cómo abordar mejor tu situación en particular.

Efectos adversos del CBD

El CBD puede tener efectos adversos. Normalmente son mínimos y no duran mucho tiempo, sin embargo, el CBD puede interferir con otros medicamentos. Se ha demostrado que el CBD es seguro en dosis de 300 mg/día hasta seis meses y, con dosis más altas (1200-1500 mg/día), hasta 4 semanas.

Los efectos adversos incluyen sequedad de boca, diarrea, disminución del apetito, fatiga, somnolencia y cambios de humor. A veces, estos son los efectos deseados en realidad, pero tales alteraciones pueden convertirse en un problema. Por ejemplo, si alguien usa CBD como auxiliar para dormir, está bien; pero si ese mismo CBD le provoca somnolencia mientras conduce al trabajo, eso es un problema.

Además, el CBD puede interactuar con los medicamentos de prescripción, a veces de manera significativa. Pueden producirse interacciones importantes entre el CBD y los medicamentos anticonvulsivos clobazam (Sympaza™, Onfi®) así como el ácido valproico (Depakote, Depakene, Stavzor). Las personas que toman estos medicamentos deben consultar a un médico antes de usar CBD.

El CBD puede aumentar los niveles sanguíneos de antibióticos macrólidos, bloqueadores de los canales de calcio, benzodiacepinas, ciclosporina, sildenafil (y otros inhibidores de la PDE5), antihistamínicos, haloperidol, antirretrovirales y algunas estatinas (atorvastatina y simvastatina, pero no pravastatina o rosuvastatina). El CBD también puede aumentar los niveles en sangre de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los antidepresivos tricíclicos, los antipsicóticos, los betabloqueadores, los opiáceos (incluidas la codeína y la oxicodona) y los agentes anticoagulantes. Por último, si tienes antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o renales, o si tienes un sistema inmunológico suprimido, habla con tu médico o especialista antes de usar CBD.

Es importante que sepas que, según el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos (NCI), el CBD tiene un bajo potencial de adicción.

¿Cómo funciona el CBD?

Los seres humanos y otros animales tienen un sistema natural llamado sistema endocannabinoide (SEC) y sí, fue llamado así por los cannabinoides que se encuentran en las plantas de cannabis.

Principalmente, las señales se conducen a través del cuerpo por medio de la interacción receptor-ligando. Piensa en esto como un sistema de cerradura/llave, donde el receptor es la cerradura y el ligando es la llave. Hay ligandos (llaves) que se producen naturalmente (los endocannabinoides) y receptores (cerraduras) naturales en el cuerpo. El sistema endocannabinoide funciona a través de una serie de endocannabinoides (llaves) que se unen a los receptores (cerraduras) para afectar varios sistemas biológicos, como el tejido neural que gobierna el apetito, los sistemas inmunológico y digestivo y el tejido neuronal que media la respuesta al dolor, el ciclo del sueño, la libido, el estado de ánimo, la memoria, la función muscular y la regulación de la temperatura.

Hay dos tipos de receptores (cerraduras) en el SEC, llamados CB1 y CB2. El CB1 se encuentra principalmente en el sistema nervioso central, que incluye el cerebro y la médula espinal. El THC se une mayormente a los receptores CB1 y así parece ser como produce sus efectos psicoactivos.

Los receptores CB2, por otro lado, se encuentran en el sistema nervioso periférico. Este sistema está formado por los nervios que abundan en los brazos, las piernas y en cualquier lugar fuera del cerebro y la médula espinal. El CBD se une principalmente a los receptores CB2 fuera del cerebro y la médula espinal; esta es una de las razones por las que el CBD no te da un “subidón” como lo hace el THC; cada uno de los dos receptores modula diferentes efectos.

Sin embargo, el CBD parece frenar la degradación de los cannabinoides naturales como la anandamida, la cual SÍ se une a los receptores CB1. Se cree que este es el mecanismo por el cual el CBD reduce la ansiedad y la depresión; lo hace permitiendo que el endocannabinoide natural permanezca más tiempo en el cuerpo y afecte el estado de ánimo durante un período más prolongado. Sin embargo, como se ha dicho anteriormente, este es un efecto indirecto en el SEC y no se considera un efecto psicoactivo.

Tabla de los receptores humanos de CBD

¿Cómo tomar el CBD y en qué presentación?

El CBD se puede encontrar en forma de aceite, cápsula, crema o loción tópica y en comestibles, a menudo en “gominolas“. Se puede fumar, vaporizar, ingerir o aplicar en la piel (tópicos). La presentación más adecuada para ti dependerá de una serie de factores personales y de la naturaleza de tu condición particular. Aquí hay algunas pautas generales.

Tu “mantra” debe ser “empieza con poco y ve despacio”

Empieza con la dosis más baja posible y aumenta lentamente la cantidad utilizada hasta alcanzar el objetivo (reducción del dolor, mejora del estado de ánimo, sueño). Dale tiempo al CBD para que funcione según el método de administración que hayas elegido.

Fumar CBD puede ser el método de absorción más rápido (en cuestión de minutos) pero también es el menos estudiado y menos recomendado debido a la mezcla de sustancias potencialmente dañinas producidas por la exposición al calor elevado.

El vaporizador (vape) utiliza un sistema que calienta el aceite de CBD casi hasta su punto de combustión y se considera más seguro que fumar. Sin embargo, incluso a niveles de temperatura más bajos, se pueden producir contaminantes.

Asegúrate de que tu aceite ha sido “winterizado”, lo que significa que la cera de la cutícula de la planta ha sido removida. La cera de la cutícula tiene efectos desconocidos y puede interferir con la respiración normal. Para determinar si el aceite ha sido winterizado, es posible que tengas que revisar la información que proporciona cada marca de aceite de CBD en relación con sus procedimientos de extracción. La extracción con etanol elimina la mayor parte de la cera, aunque la extracción con CO2 supercrítico es más efectiva. Otra alternativa es llamar a la compañía y preguntar; si no saben o no quieren responder, lo mejor es mantenerse alejado de esa marca.

Asegúrate de que tu aceite no utilice agentes diluyentes como el propilenglicol y/o el polietilenglicol. Cuando se calientan, estas sustancias pueden producir carcinógenos y también pueden desencadenar ataques de asma y otros efectos respiratorios.

Entre todos los agentes diluyentes que se utilizan en la actualidad, la glicerina vegetal y otros aceites naturales pueden ser los más seguros.

Al vapear o fumar, comienza con una o dos caladas y espera de 10 a 20 minutos para ver qué efecto tiene el CBD en ti. Aumenta tu dosis tomando 1-2 inhalaciones adicionales si es necesario. Este abordaje más seguro y conservador es mucho más fácil de implementar con un vape de tipo pluma o un dispositivo similar que cuando se fuma el aceite.

Las presentaciones orales de CBD pueden ser cápsulas, comestibles, aceites y aerosoles.

Generalmente, los aceites se administran por medio de gotas debajo de la lengua. Es posible que tengas que acostumbrarte al sabor del aceite de CBD, sin embargo, no hay papilas gustativas debajo de la lengua.

Los aerosoles (sprays) se utilizan generalmente en la parte interna de las mejillas.

Los comestibles pueden tardar un poco más en hacer efecto (1-2 horas) pero los efectos generalmente durarán más tiempo.

Comienza ingiriendo ¼ de gominola o galleta y aumenta lentamente las cantidades consumidas.

Los productos de CBD deben de mantenerse fuera del alcance de los niños. Simplemente no sabemos cómo podrían reaccionar y cuáles podrían ser los efectos adversos, así que por favor asegúrate de que tus productos de CBD, especialmente los comestibles, se mantengan fuera del alcance de los niños. Lo mismo se aplica a los animales; pueden ser tus mejores amigos, ¡pero eso no significa que reaccionarán al CBD igual que tú!

Los tópicos vienen en forma de aceites, cremas y lociones; también puedes perforar una cápsula o pastilla y usar el aceite de adentro como tópico.

Los aceites y tinturas son generalmente la forma más concentrada de CBD, mientras que los sprays tienden a tener concentraciones menores.

Las cremas tienden a absorberse mejor y a aplicarse con mayor facilidad, pero pueden tener concentraciones más bajas. Las cremas son más adecuadas para áreas relativamente pequeñas como la rodilla, la muñeca, un dedo o un músculo aislado.

De manera similar a los aceites, las lociones pueden tener una consistencia más líquida.

En el mundo del CBD, no hay una dosis estándar como “toma uno antes de cada comida”. En general, cuando se utiliza un vape, la biodisponibilidad del CBD es del 50%; en otras palabras, alrededor del 50% de la cantidad de CBD contenida en el líquido para vape puede ser absorbida por tu cuerpo. Cuando el CBD se toma por vía oral y tópica, esa biodisponibilidad puede variar entre el 5 y el 30%. Esto puede verse afectado por una serie de factores, incluyendo el método de consumo, la forma en que el hígado la metaboliza, el peso corporal y la frecuencia con la que se toma el CBD. En cuanto a las aplicaciones tópicas, la absorción puede depender de la cantidad de grasa que haya debajo de la piel. En su mayor parte, las aplicaciones tópicas sólo funcionarán en esa área específica de la piel.

Todo esto significa que tienes que pasar por un proceso de prueba y error, siempre teniendo en cuenta el mantra “empieza con poco y ve despacio”. Aunque esto lleva algo de tiempo, también es la forma más segura y rentable de hacerlo. Tómate tu tiempo y “escucha” cómo responde tu cuerpo. Para la mayoría de las personas, el tiempo y el esfuerzo que se requiere para encontrar el “punto dulce” de la dosificación valen la pena. Tu investigación es una inversión para obtener el alivio que estás buscando.

¿Cuánto CBD estás recibiendo en realidad?

Las etiquetas de muchos productos pueden ser confusas. En algunos productos se indica la cantidad total de CBD en todo el envase (p. ej., cremas, lociones), por lo que tienes que hacer algo de cálculos mentales y, francamente, adivinar la cantidad real de CBD que estás consumiendo. Si estás usando gominolas, por ejemplo, es más fácil. Si cada gominola contiene, digamos, 1 mg de CBD y la cortas en cuatro partes, cada cuarto tendrá alrededor de 0.25 mg.

En el caso de los aceites, la concentración se indica en mg/ml. En la mayoría de los goteros hay 20 gotas por ml, por lo que una gota equivale a ~ 1/20 o 5% de la cantidad total en mg. Si, por ejemplo, todo el frasco es de 30 ml y esos 30 ml contienen 1500 mg de CBD, la cantidad de CBD/ml es 1500 mg/30 ml= 50 mg/ml. Si hay 20 gotas/ml, entonces hay 50 mg/20 gotas o 2.5 mg/gota.

Formas de extracción

Hay tres formas básicas para extraer el CBD.

Espectro completo:

El CBD de espectro completo contiene compuestos que se encuentran naturalmente en la planta, incluyendo terpenos, aceites esenciales y otros cannabinoides. Mientras que la planta de cáñamo industrial contiene cantidades muy bajas de THC, los productos de espectro completo pueden contener una cantidad baja similar. ¿Por qué utilizar un extracto de espectro completo? Durante mucho tiempo, en la medicina herbaria se ha creído que un extracto hecho con la mayor cantidad de compuestos naturales proporciona un mejor valor terapéutico porque la planta naturalmente posee sustancias que ayudan a controlar las acciones de otras sustancias. A veces, esto se denomina “efecto de séquito”. Por ejemplo, en aquellas plantas que contienen THC (recuerda, el cáñamo contiene muy poco THC), el CBD a menudo trabaja para controlar, en cierto sentido, las acciones del THC. Se cree que los demás cannabinoides, terpenos y constituyentes de la planta desempeñan un papel en el efecto de séquito.

Amplio espectro:

En el CBD de “amplio espectro” se elimina todo el THC, dejando sólamente el CBD, otros cannabinoides y, dependiendo del procedimiento de extracción utilizado, terpenos y otras sustancias.

Aislado de CBD:

Esta es la forma más pura de CBD; se eliminan todos los demás cannabinoides, terpenos, aceites esenciales y otras sustancias.

Cada extracto de CBD tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, para algunos tipos de epilepsia y en algunos estudios con animales, la cantidades muy bajas de THC parecen ser beneficiosas y el CBD de espectro completo puede ser útil.

El CBD de amplio espectro preserva la mayoría de los otros cannabinoides naturales, terpenos y aceites esenciales. Esta es una forma similar a las medicinas herbales tradicionales. Puede tener un fuerte olor y sabor, pero se puede usar para muchas condiciones diferentes sin ningún riesgo de experimentar efectos psicotrópicos o resultar positivo en una prueba de detección de THC.

El aislado de CBD será insípido (a menos que se añada un saborizante) e inodoro y tampoco supone el riesgo de un resultado positivo en una prueba de THC o de experimentar efectos psicoactivos. También es probable que contenga la mayor concentración de CBD.

Otros problemas de seguridad con el CBD

El CBD (en cualquiera de sus presentaciones) puede ser almacenado en el refrigerador pero no necesita ser almacenado en frío. También se puede almacenar a temperatura ambiente, pero en un contenedor oscuro y lejos de cualquier fuente de exceso de calor.

El CBD es más soluble en grasa que en agua. Piensa en los aderezos para ensaladas hechos de vinagreta y aceite; las fracciones de aceite y agua se separan porque, generalmente, las sustancias que pueden disolverse en el aceite no pueden disolverse en el agua y viceversa.

¿Por qué es importante esto? Importa porque se pueden utilizar diferentes métodos de extracción para “sacar” el CBD de la planta. Los mejores métodos utilizan etanol o (incluso mejor), un proceso llamado “extracción de CO2 supercrítico” que resulta en el CBD más puro, de mayor calidad y con muy pocos contaminantes.

La extracción de etanol utiliza etanol (también conocido como alcohol de grano) como solvente. Este material es incapaz de disolver gran parte de la sustancia cerosa que se encuentra en la planta. La extracción de etanol en frío también puede dejar los terpenos de cannabis intactos. Los terpenos le dan al aceite de CBD su sabor y también pueden tener algún valor medicinal. Sin embargo, la clorofila, los lípidos y otros componentes de la planta de cáñamo no se extraen tan bien y el proceso puede alterar el sabor del aceite de CBD.

Para extraer el CBD, la extracción de CO2 supercrítico utiliza CO2 enfriado a una temperatura y presión crecientes. La temperatura y la presión pueden ser ajustadas para “afinar” las sustancias extraídas del cáñamo. La extracción de CO2 subcrítico retiene los terpenos y los aceites esenciales.

La extracción de CO2 supercrítico tiene algunas ventajas sobre los métodos más tradicionales de extracción con etanol: la extracción de CO2 supercrítico elimina ceras, clorofila, lípidos, terpenos y otras sustancias mientras preserva el CBD. La extracción de CO2 subcrítico tiene estas ventajas y además conserva los terpenos y otros aceites esenciales. Una desventaja de ambos tipos de métodos de extracción de CO2 es que pueden ser costosos y consumir mucho tiempo.

Idealmente, el cáñamo del que se deriva el CBD debe ser cultivado orgánicamente y de forma sustentable. Los procedimientos de cultivo orgánico aseguran que esté libre de pesticidas. La agricultura sostenible asegura que la futura materia prima esté protegida. Tendrás que revisar cada empresa individualmente para ver cómo cultivan u obtienen su cáñamo.

Como nota relacionada, el CBD debe derivarse de la planta de cáñamo, en lugar de las semillas. Las semillas de cáñamo sólo contienen trazas de CBD. El aceite de la semilla de cáñamo tiene valor nutritivo y se utiliza a menudo en otros artículos, como en productos para el cuidado de la piel.

Para obtener el aceite de CBD de la mayor calidad, también debes buscar productos que sean probados por terceros; es decir, el aceite deberá ser analizado objetivamente por un laboratorio independiente para que tengas la certeza de que la cantidad de CBD que se menciona en la botella del aceite está realmente allí. Esto es importante ya que las marcas de CBD más grandes y de mayor calidad siempre usarán pruebas de laboratorio de terceros porque sirve como una forma de control de calidad. El productor sabrá (y TÚ también) que la cantidad de CBD que aparece en la etiqueta de la botella es la cantidad verdadera de CBD la botella u otro recipiente.

Dónde comprar aceite de CBD

Dependiendo de donde vivas, el aceite de CBD puede estar disponible para ti en la tienda de la esquina, en una farmacia cercana, en un dispensario local o en línea.

Los precios pueden ser confusos, pero el abordaje más directo es mirar el costo por mg de CBD. Para ello, primero hay que calcular la cantidad total de CBD en el producto. Como se mencionó anteriormente, esta puede ser la cantidad indicada en el envase.

Por ejemplo, comenzaremos con un frasco de 30 ml que contiene un total de 510 mg de CBD, lo que significa que hay 17 mg/ml. Si el costo de ese frasco es de $39.99 dólares, entonces 39.99/510 mg = 0.0607$/1 mg, o alrededor de 6 centavos por mg de CBD.

Aquí hay otro ejemplo con cápsulas: si hay 30 cápsulas en un frasco, obtienes 15 mg/porción (una cápsula) y el frasco cuesta $34.99 dólares, entonces el costo de una sola cápsula de 15 mg es de $34.99/30= $1.17 por cápsula. El costo de cada mg es de $1.17/15 mg ≈ $0.08/mg.

En Leafreport, nuestra misión es ayudarte a encontrar el mejor producto de CBD con la mejor calidad y al precio más económico. También te proporcionaremos una serie de criterios, como los tipos de productos, la transparencia y la reputación de la empresa y otra información relevante.

Sabor

Muchas personas descubren que los aceites de CBD tienen un sabor al que puede tomar algo de tiempo acostumbrarse. Por esta razón, muchas compañías producen aceites saborizados y comestibles. Tus propios gustos y preferencias pueden ser tu guía aquí. A menudo se dice que los sabores frutales son capaces de enmascarar el sabor del CBD mejor que otros sabores, pero si te encanta el sabor chocolate-menta, ¡ve por ello!

Finalmente…

Dependiendo de donde vivas, el estatus legal del CBD puede variar. Investiga sobre los asuntos legales asociados con el CBD en tu localidad. En los EE.UU., los productos de cáñamo que contienen 0.03% (o menos) de THC son legales según los estatutos federales, pero no necesariamente legales en todos los estados.

Si tienes un empleo que solicita pruebas de drogas, puede haber algunos falsos positivos para el THC dependiendo de la calidad de las pruebas y el laboratorio particular utilizado. Las estructuras químicas del THC y del CBD son similares, esto puede ser lo que conduce a un falso positivo cuando la prueba utilizada por un empleador no es lo suficientemente específica o sensible. Si te encuentras en esta situación, confirma que la prueba que se realice pueda discriminar entre el CBD y el THC; este tipo de pruebas tienden a ser más caras. Cada prueba tiene un potencial inherente de falsos positivos, por lo que es válido solicitar la repetición de pruebas adicionales. Por último, la compra de CBD de alta calidad donde el contenido de THC (o la ausencia del mismo) ha sido verificado por pruebas de terceros, puede protegerte de resultados falsos positivos.

¿DISFRUTAS LA LECTURA? COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Acerca de los autores
Dr. Zora DeGrandpre practices naturopathic medicine (home visits) in rural Washington and is a professional medical and scientific writer and editor, specializing in naturopathic, functional, botanical and integrative medicine. Dr. DeGrandpre has degrees in drug design, immunology and natural medicine and has extensive research experience in cancer and molecular immunology. In her practice, Dr DeGrandpre has found the use of CBD with elderly patients and others to be safe and clinically effective. She brings to all her writing a straightforward approach that is accurate, clear and authentic.
Gleb Oleinik
Gleb Oleinik
CBD Journalist
Gleb Oleinik is a freelance health writer and Journalist from Vancouver, Canada. He’s read thousands of research studies about various supplement ingredients, enabling him to translate complex health information into simple language. Gleb specializes in CBD and has personally tried and reviewed dozens of CBD products. He’s knowledgeable about the ins and outs of the CBD industry as well as the science and research behind this popular natural remedy.
Leonard Haberman
Leonard Haberman
Physician & Chemist
Dr. Leonard Haberman is a physician and chemist who has been involved in solving chemical and medical problems for 43 years. He graduated from New York University as a dual major in chemistry and biology and went on to obtain a PhD in chemistry from the University of Minnesota where his focus was synthetic methods. He spent 18 years with the Shell organization, working in a mixture of technical and business roles. He returned to the university in 2005, graduating with an MD degree in 2009. He has published in the open literature and in the proprietary literature of the Shell organization. He holds two patents and currently works as a consultant, assisting clients with projects within the disciplines of medicine and chemistry that have potential business applications.
SÍGUENOS
Descargo de responsabilidad importante 
Todos los contenidos del sitio LeafReport, como texto, gráficos, imágenes y otro material dentro del sitio LeafReport son sólo para fines informativos. El contenido no pretende ser un sustituto del consejo médico profesional, su diagnóstico o tratamiento. Siempre busca el consejo de tu médico u otro proveedor de salud calificado para consultar cualquier pregunta que puedas tener con respecto a una condición médica. ¡Nunca ignores el consejo de un médico profesional ni te demores en buscarlo por algo que hayas leído en el sitio LeafReport!